PERÍODO DE ADAPTACIÓN EN EL COLE

Este año muchos son los niños que van a entrar en el “cole de mayores”. Algunas son las familias que tiene dudas, presentan temores y, brevemente, voy a intentar explicaros un poco esta nueva etapa en vuestra vida familiar.

El período de adaptación es en septiembre, a lo largo de 10 días desde el inicio del curso escolar. Es un período de tiempo que cada niño y cada niña precisa para asumir, desde el punto de vista emocional, la pérdida y la ganancia que le supone la separación de su familia, para llegar a considerarla internamente como positiva, encontrando compensaciones en ella.

Hay centros escolares que llevan a cabo un período de preadaptación en el mes de junio del curso anterior. Nosotros, por ejemplo, lo hacemos en una semana del mes de junio, en las últimas horas de clase para aquellas familias que quieran traer a esos “futuros” alumnos y alumnas. Ese tiempo de convivencia entre el nuevo alumnado de infantil de 3 años y los que ya están escolarizados se desarrolla en el patio de infantil donde hay toboganes, bicicletas, motos de equilibrio, arenero con palas y cubos,…En todo momento, el nuevo alumnado está acompañado por un adulto que viene acompañándolo y, de esa manera, empiezan a establecer un acercamiento con los futuros compañeros de ciclo, familiarizándose con los espacios de juego y creando un “acercamiento” al colegio que recordarán durante el verano previo a su escolarización. Pero cabe destacar que esto es voluntario para las familias que quieran.

Soy consciente que muchas familias no entienden la existencia de un período de adaptación. Muchas suelen comentar que los peques ya han estado escolarizados en una guardería pero, después de mis años de experiencia, esto no asegura que no lloren o no se angustien. Todo tiene una razón y, sobre todo, para los niños.

¿Qué significa el período de adaptación?

El inicio de la escolarización supone:

PARA EL NIÑO Y LA NIÑA:

  • Un horario establecido desde fuera.
  • Madrugar y acostarse pronto para descansar las horas necesarias.
  • Nuevos espacios que son desconocidos.
  • Salir de su entorno.
  • Separarse de personas significativas: de seres familiares, de sus padres, de sus abuelos,…
  • Conocer a otros adultos y otros niños/as
  • Tener que relacionarse “por imposición” con otros niños/as.

PARA LAS FAMILIAS:

  • Separarse de su hijo/a
  • Compartir la educación de su hijo con otras personas.
  • Quedarse tranquilas dejando al niño/a en el colegio.
  • Adaptarse a una nueva situación que marca el inicio de un nuevo periodo vital.

Por todo esto, LAS FAMILIAS DEBEN:

  • Valorar el centro educativo como un lugar que educa.
  • Tener una disposición seria para colaborar con el centro.
  • Ser conscientes de lo que supone el período de adaptación para su hijo/a, maestra/o y ellos/as mismos/as, obrando en consecuencia.
  • Colaborar con el centro, con la maestra/o, y mantener una comunicación fluída y respetuosa con ellos, expresando las inquietudes, los miedos y los deseos alrededor del proceso de enseñanza-aprendizaje de vuestros peques.

Pero este periodo de adaptación debe estar cargado de ilusiones, metas y nuevas vivencias positivas. Para los peques todo va a ser un descubrimiento y debéis compartir los momentos posteriores de estar en el colegio para que os cuenten todo lo que allí vivieron, lo que hicieron (aunque muchas veces dicen que “no hicieron nada”,jeje), a quienes conocieron,… pero, en algunas ocasiones, el período de adaptación está paralelamente relacionado con la aparición de una serie de comportamientos y actitudes “negativas” que es importante que tengáis en cuenta porque, aunque no hay que asustarse, es una fase que algunos niños/as pasan y que hay que saber cómo actuar para que sea algo pasajero (este tema se trata en otro artículo).

Personalmente, recomiendo que, si es posible y las familias pueden elegir, que se coja el mes de vacaciones (o dos semanas) con el comienzo del curso escolar para poder estar al 100% para ellos.

Actividades para as familias

Es primordial que las familias colaboren en la adaptación de sus hijos/as y, para conseguirlo, es importante que el niñi/a esté acostumbrado a realizar una serie de tareas en casa que impliquen una autonomía en las áreas para evitar una gran diferencia entre la casa y el colegio, y también para apoyar la labor docente. Por esta razón, las familias deben realizar en casa las siguientes actividades y así potenciar las diferentes áreas de desarrollo de su hijo/a.

EN EL ÁREA DEL LENGUAJE:

  • Hablar con el niño/a cuando llega del colegio y preguntarle qué hizo, qué más le gustó,…
  • Cuando esté jugando, que os exprese a qué juega, con qué juega,…
  • Decir las palabras con una pronunciación lo más correcta posible.
  • Contarles un cuento y hacerles preguntas. También que os lo cuente a vosotros.

EN EL ÁREA DE HÁBITOS Y AUTONOMÍA:

  • Vestirse y desvestirse: deben ir colaborando poco a poco, en la medida de sus posibilidades.
  • El baño: desde los tres años puede ir al baño por si solo/a, cuando tenga ganas, sin necesidad de ir siempre acompañado de un adulto. Cuando orine, que aprenda a secarse con papel y a limpiarse cuando haga caca.
  • El juego: dedicar un rato cada día para jugar con tu hijo/a, que no lo haga siempre solo. Cuando acabe DEBE recoger siempre los juguetes. Es recomendable tener organizados los juguetes, utilizando cajas, estanterías, cajones,…haciendo uso, si considerais, de etiquetas con nombre, pegatina de color o imagen para que localice donde debe ir cada cosa.
  • El biberón: el biberón es un incoveniente para su desarrollo dental, afectivo, social,…para dejarlo le podeis dar leche con una pajita, les encanta!!!! o echar la leche con los cereales pero, en vez de en el bibe, en una taza o vaso. También hay quienes ponen en la taza leche con colacao y le echan galletas María para espesar un poco y que lo tomen a cucharadas…Y, según la edad, deben ir comiendo cosas sólidas para, además, reforzar la mandíbula, utilizar la lengua,…personalmente tuve dos niños que tuvieron serias dificultades en el lenguaje debido sólo y exclusivamente a que tomaban biberón y cositas blandas (pescado, pan de molde,…) donde apenas ejercían los órganos fonadores (a ver, son poco casos los que ocurren, pero existen.)
  • El chupete: muchas malformaciones dentales se evitan al quitarse el chupete a su debido tiempo. En todo este tiempo, me he encontrado con varios alumnos que tenían muchas dificultades de pronunciación de fonemas, el paladar deformado, la dentadura sobresale no siendo la mordida la adecuada,…y pensad que, cuanto más tiempo pase, más difícil va a ser retirárselo porque el niño/a lo pasa peor.
  • El descanso: los niños/as necesitan descansar alrededor de 11-12 horas diarias. Si no descansan lo suficiente estará malhumorado, cansado y tendrá pocas ganas de aprenden y disfrutar. Debemos ser rutinarios a la hora de ducharlos, darles la cena, lavar los dientes, un cuento y a dormir. Sobre las 21h deberían estar dormidos durante el curso escolar (o antes si van al «plan madruga», a desayunar al cole, ya que, si no, se acabarán durmiendo en la mesa al final de la jornada escolar,jeje, sobre todo los más peques.)

Posibles manifestaciones de los niños y niñas (no tienen por qué aparecer)

EN EL ÁMBITO AFECTIVO:

  • Timidez o ser más retraído/a durante los primeros días, observando todo a su alrededor.
  • Aislamiento y repliegue sobre sí mismo, entregándose a actividades donde se sientan seguros: chuparse el dedo pulgar, balanceos,…
  • Apatía, rechazando todo tipo de juegos: se aparta a un rincón esperando a su mami o papi.
  • Escapismo: intentan desesperadamente escaparse del aula.

EN EL ÁMBITO SOCIAL CON COMPAÑEROS/AS Y TUTOR/A:

  • Negación a ser atendidos polos nuevos y extraños adultos.
  • Dependencia excesiva del adulto.
  • Participan en las actividades de forma resignada.

MANIFESTACIONES DE AGRESIVIDAD:

  • Comportamiento y lenguaje agresivos.
  • Incremento del lenguaje corporal: pegar, morder,…

MANIFESTACIONES EN RELACIÓN CON EL ESPACIO Y EL USO DE LOS OBJETOS:

  • Aferramiento a objetos personales o juguetes.

MANIFESTACIONES DE SENTIMIENTOS DE RIVALIDAD:

  • Aumento de rivalidades con los hermanos/as, primos/as,…
  • Celos con los compañeros/as de grupo.

MANIFESTACIONES DE PROTESTA CON LA FAMILIA:

  • Conducta negativa en el reencuentro con sus padres.
  • Cambio de relación en el ámbito familiar.

MANIFESTACIONES EN EL CAMBIO SOMÁTICO:

  • Regresión en el dominio de hábitos de autonomía (comida, control de esfínteres,...)
  • Alteración del sueño.
  • Estados febriles, pérdida de peso, trastornos digestivos o enfermedades frecuentes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *